El Blog

El ataque de la vida salvaje

Estoy escondidita detrás de mis cobijas con un frío que parecen dos, enferma, mocosa y con la mano izquierda a dos grados de congelarse. No exagero, (bueno, si un poco) hace muchísimo frío, no para de llover y la tos ya me empezó.

Hoy fue el viaje a los rápidos y no fui, pensé… bueno, tengo ganas, si, pero si voy con lo fría que esta el agua me va a dar una neumonía y toda la siguiente semana me voy a sentir pésimo así que decidí quedarme, al igual que el 60% de los compañeros, en cambio fui con Shaun y Karen (mi amiga china/canadiense) al mercado y a visitar a mis aretes, están bien y mandan saludos :S. ¿Es muy loco de mi parte querer comprarme unos aretes de pequeños diamantitos y rubíes? Son tan hermosos, tan hermosos que no lo puedo creer. Después de la joyería nos subimos a un tuk tuk (motocicletas adaptadas como taxis) y nos fuimos, Shaun hizo el deal con el chofer nos cobró 100 rupias, aun no entiendo cuántos pesos es eso, ¿Cómo 20? No se, el que convierte no se divierte. Llegamos al mercado y nos perdimos entre telas, flores, vendedores de fruta, baños al aire libre, motocicletas y todo. Después del tiempo que hemos pasado en la mayor de las calmas fue un shock, con los cláxones, los gritos del sir madame… es increíble lo fácil que se adapta a uno a estar en paz. A dos de estresarme me compré unos cacahuates y feliz empecé a comérmelos mientras caminaba, los sacaba de su cascarita y me los echaba a la boca, tres veces estuvieron a punto de atropellarme hasta que Karen me dijo “Enaaaaaa (así se dice clo en inglés jajajaja) cuando comes cacahuates te pierdes, concéntrate” en ese momento pensé, duuuude chilax, pero a los dos segundos dije, he de ser Tortolero, lo mismo le pasa a Don T y a marzalina chiquita, no pude evitar reírme y seguir comiendo.

Karen es nacida en Hong Kong pero hace 13 años vive en Toronto, tiene 28 años y nos llevamos muy bien, por aluna razón me siento más cómoda con la gente tranquila y las personas mayores, ¡soy una ruca!, ¿Qué le vamos a hacer? No tengo reloj y además mi puntualidad no es una cosa que digas que baaarbaro, que puntual, y ella se puso como meta avisarme del tiempo, así que antes de clase escucho siempre su gritito, enaaaa its time, enaaaaaa lets eat, enaaaaa we said 10 minutos not 20, eeeeenaaaa, enaaaa. Es muy dulce y ya la quiero.

Shawn terminó supuestamente de hacer sus compras hindúes hace dos días, tiene una clínica en Nueva Escocia y compró todo para remodelarla sin embargo se paró en cada una de las tiendas y en la mayoría compró algo, a estos habitantes de primer mundo todo les resulta barato, y si, honestamente es barato, pero no sé qué me ha pasado que el consumismo ha abandonado este cuerpo sabrozón, creo que debo estar enferma o algo, es culpa del enamoramiento de los aretes yo creo. ¿He mencionado acaso lo hermoso del color de los rubíes? Jajaja.

Al regreso buscando los remanentes de cacahuates en mi bolsita de periódico en la que me los dieron tuve una experiencia con la vida salvaje, ¡fue horrible!, bueno, pudo haber sido horrible, pero mi instinto me salvó, un mono me vio, se vino de al sobres, yo estaba muy concentrada con mi maní, tato que me tropecé,  solo por eso levanté la mirada, lo vi venir y que los aviento, no manooo, mejor que digan aquí los aventó, que… aquí fue atacada por un grupo de monos vándalos que la rasguñaron y la mordieron hasta dejarla hecha cachitos, noooo, no vaya siendo la de malas, el mono los agarró y se fue. ¡Que miedo!

En casa todo tranquilo, en media hora inicia la meditación grupal y desde ahorita ya hay gente arriba, lo sé porque escucho los zapotasos cuando se caen de las paradas de mano o de cabeza.

Hace frío, ¿ya lo había mencionado? Alrato tengo una clase de cuencos tibetanos, pero no creo que haya poder humano que me haga moverme de esta comodidad en la que estoy sumergida, cambié sabanas y estoy hecha bola en la limpieza de mi habitación esperando a que mi cuerpo descanse y ya sea mañana en la noche, porque el cocinero me prometió después de cantarle media hora “Carrot pudding, carrot pudding carrot pud

ding” (quien me conoce sabe que si canté) que mañana lo va a preparar.

Besos pues

Clo

Foto de los monos locos de Krishna chupando las paredes… ha de ser falta de calcio… cosa normal, normal. Los que se ven, son mis vecinos los esposos british/canadian.

Imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *