El Blog

Me espera un futuro sin moho

Ya pasaron 6 semanas y el primer curso de las 200 horas ya terminó, lo que significa cambios y despedidas. Todo mundo diciendo adiós, abrazándose, chillando, enviando buenos deseos y amor. Me preguntó si nos volveremos a ver algunos. Lo dudo. Vivimos en una burbuja preciosa por poco tiempo pero compartiendo 16 horas al día en una boot camp de yoga y crecimiento personal.

Muchos están en camino a casa lo que me hace extrañar la mía un poco. Algunos otros solo dirigiéndose a la siguiente parada y yo aquí a la mitad del sí y el no, con lo que me molesta la incertidumbre. Me tengo que mudar a otro edificio y me tocó el mejor de los cuartos, no tiene moho, no huele a humedad, mi baño no tiene fuga y es amplio, tengo cuatro ventanas y vista hacia las montañas, me da el sol en el día. Es un lindo lugar y comparado con lo que a los demás les tocó estoy en la gloria. Sin embargo tiene sus pequeños detallitos, está enfrente de una “vecindad” en la que hay como 10 niños a los que según me dicen les gusta jugar desde muy temprano y sus gritos no te permiten dormir mucho más, considerando que me despierto sin falta a las 6:30 aun sin quererlo eso no es problema, pero aun así.

Hoy pasé todas mis cosas de Krishna a Suryka que es mi nuevo edificio, aún tengo que venir tres veces al día a Krishna porque aquí está el comedor, sin embargo me está costando trabajo decir adiós a estas 6 semanas tan increíbles. Mis amigos más cercanos ya se fueron todos y la gente nueva ya llegó también, el cambio es raro, pero inevitable, sin embargo pareciera que me aferro hasta con las uñas porque antes de ir a la playa a ver las fogatas que se encienden por el festival Holly que es hoy y mañana fui a Suryka por mis cosas porque decidí dormir en Krishna por última vez.  Solo quedamos como 10 personas en el edificio y esta callado y solo, hasta un poco triste podría decirse y no puedo evitar preguntarme la cantidad de historias aventuras y sueños que debe tener.

Estando en la fogata un compañero nuevo me invitó a dormir en el techo ¿Qué? ¿En el techo? Es de Rumania y estuvo el año pasado aqui para el curso de 200 horas y dice que piensa dormir todo el curso en el techo que ya está convenciendo a los demás y que es bueno para el ego. ¿Qué? Una noche ok, pero ¿seis semanas? Me hace pensar que esta gente que viene a este nuevo curso es súper hard core. Ya les iré contando.

Mudarse durante Holly es una cosa loca. Traje demasiado equipaje y tuve que hacer tres viajes para llevar mis cosas y uno más para regresar lo que voy a usar mañana (ropa blanca). Fue una travesía arrastrar la maleta de rueditas entre tierra, piedras y esquivando caca de vaca siendo bombardeada de manera literal por proyectiles elaborados con latex y rellenos con H2O. Globos de agua, cayendo del cielo y estrellándose en mi mochila, en el brazo, en la maleta, en la otra bolsa, en mis pies. Globos de agua mojándome mientras los niños gritan en inglés Happy Holly, yo moviéndome lo más aprisa que puedo, abrumada, intentando cubrir la bolsa de Indiana Jones que me regaló mi mamá. Una niña trepada en una barda premeditadamente me rocía la cabeza con una pistolita, me moja, grita Happy Holly y se ríe feliz. Yo volteo a ver mi bolsa, está a salvo y entonces me río también. Quien diría que transportar equipaje por 50 metros cuando mucho podría convertirse en una aventura en sí misma. De pronto bajar y subir tres pisos con todas esas cosas es pan comido.

Estoy en mi última noche en mi cuarto verde con cortinas verdes y sábanas verdes, con una fuga en el baño, sin una gran vista, escribiendo esto pensando en el centenar de cosas que no he podido contar como la segunda parte de tengo una cita, mi terrible dolor de rodillas, la noche de talentos, la preparación de la clase que dí, la clase misma, la graduación etc, pero me ha faltado tiempo y organización tal vez.

Mi cuerpo está extenuado y adolorido y yo emocionalmente cansada y poco lista para iniciar otro curso tan intensivo y tan rápido, pero mañana será otro día y seguramente amaneceré fresca con ganas de hacer parado de cabeza y con las rodillas curadas y listas.

Me despido enviando un abrazo a todos y deseándoles un Happy Holli.

 Clo

Imagen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *