El Blog

CH CH CH Changes

Transicionando. Cambiando. Evolucionando y creciendo con suerte. Haciéndome más “madurita” seguro. En un intento aguerrido de probarme que todo lo que aprendí también puede ser utilizado lejos del eterno estado meditativo en el que me encontraba.

Llegué a México hace unos días, un poco antes de lo esperado, debido a una pequeña confusión con las fechas de la visa, así que sin quererlo tras muchos meses de ausencia, aterricé sin tener el tiempo de sentir el susto que ocasiona saber que se me acabó el veinte, hasta que un día desperté rodeada de las paredes verdes de mi cuarto y entonces se rompió la hermosa burbuja con olor a sándalo que me cubría.

Me descubro a menudo fantaseando y pensando que quiero volver a Tailandia o llegar a Nepal y Bali como era el plan original, que quiero ir a Japón a correr un maratón en febrero, o a Cuba a bailar salsa por meses o ser voluntaria en el Congo y pienso en India y en lo mucho que extrañó hacer Yoga, hasta que mi vocecita me recuerda que no estoy allá, que mi presente sucede en esta ciudad que conscientemente estoy eligiendo como mi hogar por el momento y entonces regreso, siento un poco de nostalgia pero mi mente vuelve a mi cuerpo.

Peleo todos los días con ese síndrome del eterno viajero, porque eso no es más que un mal hábito. Le recuerdo que estoy en donde debo estar y que no hay mejor tiempo para ser yo que el presente.

Adaptación.

A un nuevo trabajo. A una nueva relación. A un divorcio. A otro departamento. A tener un bebé en tu casa 24×7. A una enfermedad. A la ausencia de un ser amado. A eso que te alborota el gallinero y rompe la rutina y lo desorganiza todo. CAMBIOS.

Adaptación y evolución. Entender que todo se mueve y hemos de movernos también. La supervivencia del más apto y sobre todo el saber que el que no avanza con el tiempo, el que no deja ir y abraza lo nuevo, nunca va a ser realmente feliz.

Añoranza, extrañar lo que ya no existe y preguntarse ¿porqué ya no es como antes? ¿porque las cosas han cambiado? Ver fotos y ponerse triste. Permitirse martirizarse pensando en “cómo sería”. Criticar las condiciones actuales como las tendencias, el lenguaje, conjugar en “hubiera”, son anclas, peso muerto, sacos de arena atadas a tus pies que dificultan caminar y hacen imposible volar.

Todo afuera me parece lo mismo. Aunque seguro cambió, el entorno en mis ojos de pronto se ve igual y eso me asusta, porque cuando me fui no me encantaba. Pero yo me siento distinta y me recuerdo que la manera en que veo el mundo exterior es el resultado de cómo funciona todo en mi mundo interior. Me repito que yo elijo el color del cristal con el que quiero mirar las cosas. Me susurro que habito en esta latitud por elección propia. Me mensajeo que mi pequeño universo solo va a contener lo que yo quiera ponerle, a la gente que me nutra, que me aporte, que también reciba de mi, a las situaciones que me hagan mejorar, sentirme dichosa y amada. Este es un nuevo inicio, una nueva oportunidad y no porque esté de vuelta, sino porque todos los días lo son, la noche se puede llevar consigo todas las letras del pizarrón, borrar hasta la última raya y hacer así espació para empezar otra vez.
Esta va a ser mi creación. No soy sólo un personaje agregado, soy quién escribe mi historia.

Adaptación , aceptación, ponerme a cargo de mi vida, agradecer, entender y construir la realidad que quiero para mi.

Haciendo y planeando hacer de este cacho del camino; que a veces no me parece tan emocionante y que me resulta cómodo y conocido; una aventura increíble.

Clo

 

133

2 thoughts on “CH CH CH Changes

  1. Lo único constante en la vida son los cambios, pasarla bien o mal al final sólo depende de cada uno de nosotros, podemos ser nuestros mejores amigos o nuestros peores enemigos… Cada día la primera sonrisa, el primer apapacho es para mí.
    Me gusta leerte, a veces me identificó otras compartó tus sueños y aventuras, me vuelvo parte del relato, gracias Clo!

    1. Hola Iris, tienes toda la razón, eso es lo único que permanece inalterable, el cambio. Voy a tomar tu ejemplo y antes que dedicarle a alguien mas, regalarme a mi sonrisas, pensamientos felices y apapachos. Gracias por ser parte de las historias que nacen de mi corazón y otras de mi loca cabeza. Saludos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *