El Blog

La importancia de ser yo.

La importancia de ser yo y gustarme, de mirarme al espejo y acariciar suavemente los defectos, darles la bienvenida a esta que soy y no permitir a mi voz crítica intimidarme.

La importancia de sentirme parte de un mundo que a veces me hace llorar de  tan hermoso y  otras no me parece más que un recién nacido con la madre muerta al que dejaron solo a su suerte para que crezca.

La importancia de recordar mi historia y sentir orgullo y no pena, de narrarte pedacitos o contartela entera, de mostrarte algunas de mis heridas de guerra sin sentirme tonta, avergonzada o demasiado pequeña.

La importancia de dejarte ver mis colores, los reales, los que han valido los golpes y las fútiles pescas o las dulces mandarinas en mis despertares, de mostrarte el atardecer que escondo en la piel y el arcoiris que guardo en la lengua, en la raíz del cabello, en mis lunares cuando los miras de cerca.

La importancia de serme fiel a mí misma con quien sea, de respetarme,  de ser yo toda frente a ti aun cuando soy siempre la que piensa diferente, la que no vuela con parvadas, la que pinta su propia obra, la que puede ser cruel de tan honesta, mirarte y con mis quinientos treinta y dos defectos encontrar en tus ojos una réplica exacta de mí, pero sintiéndome segura y aceptada sin la necesidad de ser perfecta.

La importancia de ser yo, sin pretensiones, ni demasiado perfume, sin maquillaje ni retoques, sin estar detrás de un poema, ni de frente en una foto con tacones, así, descalza, despeinada, con una familia loca, con un perro que se alborota, con las amigas que más que nunca me quieren y son sinceras, con una risa escandalosa, con las ideas enredadas, con los sueños inciertos y en otros idiomas, con la energía que casi nunca se me acaba, con estos labios que se encienden fácilmente, con mis miedos, con mis tiliches emocionales, con mi obsesión por caminar de tu mano, con mi filosofía, con hambre, feliz, enojada, ilusionada, triste, contestando si, está bien y tu sabiendo que no está bien nada y que entre todo este desastre que soy en ciertas mañanas, me recuerdes que ser yo es importante, que la importancia de ser yo es de gran importancia.

Clo

igor y yo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *