El Blog

Querida yo de hace algunos años

 

Hoy me puse a pensar en mí, pero no en esta que soy, sino en la que fui hace algunos ayeres y quise imaginarme viviendo mis tiempos de puberta y adolescente en este momento, así como está el mundo y debo de confesar que me dio miedo. La pasé bien, la libré bien, pero fácil no fue, me cuesta visualizar cómo sería ahorita con todas las presiones y bombardeos de información y exigencias que están por todos lados y de los que si no tenemos ojo crítico no nos damos cuenta.

Creo que he crecido y me esfuerzo a diario por refinar mi percepción, por encontrar la trampa y por liberarme de estereotipos, roles y obligaciones que se nos imponen todos los días. A veces aun caigo pero ya no tan fácilmente, ya no me creo los discursos que la industria se esfuerza por meterme hasta por la nariz, estoy aprendiendo a quererme y me acepto y quise escribir esto para mi y para aquel al que le sirva, para mis primas, sobrinas, amigas.

Querida yo de hace unos años o querida tú que me lees:

Sí, es verdad que es complicado, que a veces tanta información es sobrecogedora, pero respira, de verdad no pasa nada o más bien es que todo pasa y todos los sentimientos y emociones que tienes en este instante también se van a ir, no dejes que te abrumen.

Eres linda, ¿sabes? Así, así como eres, con tu poco o mucho sentido de la moda, con tu falta de interés por seguir a las bandas que el mundo entero sigue, con tu rechazo a andar entaconada diario, por tu incomprensión de las marcas, así, así justo eres linda. Ya sé que ser fiel a ti se hace más duro en unos días que en otros, pero es lo más importante que debes hacer en este tiempo para no perderte, para no traicionarte, para crecer y que el camino te sea mayormente feliz. Cree en ti, confíate, escúchate y séte fiel.

¿Ves a las otras chicas? Esas, a la que parece que la vida no les cuesta trabajo. No te lo creas, cada quien libra sus batallas aunque no te enteres de ello, así que tampoco te fijes de más, acuérdate que la comparación todo lo nubla y lo distorsiona. Sé gentil contigo y sé gentil con ellas, son tus hermanas, tus aliadas, no tu competencia. No repitas rumores, no escuches chismes, que no te preocupe demasiado lo que otros opinan de ti, no seas manipulable e insegura.

Concéntrate, no en lo que te digo yo que es importante, sino en lo que es importante para ti, en lo que quieres para tus días, concéntrate en ti y en alimentarte y en mejorarte no solo por fuera, sino cada rinconcito que habitas. Lo más importante no es encontrar el amor, el amor créeme te encuentra sólo y para todo hay tiempo,  lo más importante no es como te ves, ni con quien sales ni los lugares a los que viajas, sino eso que tienes dentro que es la razón por la que existes aquí y ahora y dedica las jornadas que sean necesarias a descubrirlo, a encontrar eso que será tu aportación al mundo y es necesaria y sólo tuya.

¿Lo único en lo que piensas es en muchachos y ropa? Yo creo que no, búscale, por ahí escondida seguro tienes alguna idea, un proyecto, una forma de ayudar a alguien o de crear algo, pues haz eso y deja de tener como objetivo de vida ser hueca. Alguien me dijo que si te concentras en cuidar tus plantas, en regarlas y podarlas, las mariposas y catarinas van a llegar solitas. Ahora eso me consta.

Cuida de la misma forma qué  gente dejas entrar a tu vida,  los seres humanos tendemos a mimetizarnos con aquello que tenemos alrededor, elige bien a tus amigos porque eventualmente te parecerás a ellos. Rodéate de gente que también quiera crecer, que no se la pase clavado en las novelas o ideando como conseguir pareja o criticando a otros, ponte cerca de gente que respetes, admires y honestamente quieras.

Toma lo bueno de lo que vives y lo demás déjalo ir, si las cosas en casa son difíciles, entiende que no estarás ahí eternamente y absorbe lo que sea positivo y no dejes que ni tus padres, ni las experiencias duras, ni una infancia dolorosa te definan, vas a ser lo que tú quieras ser, elimina la queja y deshazte del complejo de mártir y constrúyete de a poco en la medida de tus posibilidades lo que tú quieres para ti, nadie va a venir a rescatarte, ¿necesitas un héroe? Conviértete en uno y rescátate tú misma.

Date tiempo para estar sola a veces, disfrútalo, acéptate y quiérete de tal manera que seas capaz de gozar de tu compañía y que sepas que eres importante sin esperar a que alguien más te lo diga. Quiérete, quiérete mucho, así como eres, eres suficiente, valiosa, digna de amor, repítetelo tantas veces como sea necesario y asegúrate que cada acción que emprendas esté alineada con esto y que cada decisión que tomes lo tenga como raíz.

Produce ideas propias, no seas un borrego, vístete como te dé la gana, apruebate tu, haz lo que te apasione y jamás sientas pena por algo que es tuyo, al final ¿quién dice lo que es bonito o feo? Eso es y será siempre relativo, a veces requiere valor defender nuestros ideales y salir al mundo a decir esta soy y así me quiero, pero tú también puedes ser valiente.

Cuestiónate las “verdades absolutas”, preguntate cosas, piensa, no creas lo que te dicen hasta que realmente lo sientas como verdadero, acuérdate que las reglas las ponemos nosotros, que los límites de verdad no existen hasta que tú los creas, así que pregúntate y cuestiónate hasta que formes un sistema de creencias propio, un universo en el que vivas agusto en el que puedes ser tú y a tu manera.

No seas floja, emplea tu tiempo, inviértelo, porque se esfuma, se escurre, corre y nunca vuelve, así que movida, no malgastes horas viendo demasiada tele o pensando tonterías o leyendo revistas llenas de anuncios o en las redes sociales o en tu celular, que te juro solo te contaminan. Genera para ti, aprende otro idioma, crea, haz ejercicio, de verdad, por salud y porque te hace mucho más feliz, corre, brinca, nada, échate marometas, metete a un equipo, muévete, siéntete viva. Hazte hábitos,  lo que siembres ahorita te va a dar algo pronto. Piensa que fruto quieres y de eso pon la semilla.

Prueba cosas, experimenta, pero que sea porque tú quieres, no porque sientes presión  o porque quieres ser como alguien, sino por un deseo genuino de tu corazón de hacerlo y asegúrate de ser honesta contigo y entiende las verdaderas razones por las que haces lo que haces, escúchate, obsérvate, te prometo que si estas tranquila, que si aprendes a sintonizarte contigo, dentro de ti están ya todas las respuestas.

El sexo es una expresión de amor y placer increíble, no tienes que sentir culpa, pero siempre cuídate, ten respeto por tu cuerpo y por tus deseos y jamás, jamás hagas cosas que no quieres para complacer a gente que la verdad no te quiere. Date, entrégate siempre que estés lista y sin necesidad de probarle nada a nadie porque la gente entra y sale pero tú te quedas siempre contigo y si no estás orgullosa de tus decisiones, si no te sientes plena entonces estas traicionándote.

No, no necesitas ser promiscua para estar en onda y ser más mujer, no, no eres una zorra o puta por tener sexo sólo por placer. No, meterte en la cama de alguien no te mete en su corazón. Sí, es muchísimo más bonito cuando lo compartes con alguien que te quiere y a quien tú quieres también.

Hay decisiones que son efímeras y otras que te llevan a resultados imborrables. El sida, un hijo, un tatuaje, un suicidio, todas ellas irreversibles, así que ponte lista, muy lista y no tomes decisiones permanentes por emociones pasajeras.

Hazte cargo de ti en cada aspecto, no permitas que nadie más sea el amo de cómo te sientes, toma las riendas y entérate que tu felicidad te la haces tú, que nadie va a venir a hacerte feliz, que no eres la mitad de ninguna naranja sino una hermosa fruta completa, que no necesitas que alguien te diga que vales o que eres linda, porque tu vales y eres linda y no es posible que todo el mundo te quiera y acepte, pero si tú te quieres y te aceptas, lo demás será mucho, mucho más sencillo.

Por último te repito lo que te dije antes, no te tomes las cosas tan en serio, no sigas parvadas, no te claves en tonterías, se fiel a ti misma, concéntrate, no te creas lo que te dicen, ¡cuestiónalo!, de verdad no son importantes las marcas, no te estaciones con cosas o personas falsas, no pierdas tiempo con quien no te quiera, sé lo que quieres ser no lo que nadie más espera que seas, piensa por ti misma, acéptate y quiérete, se gentil contigo y con otros y  lo más importante para mí, no pasa nada, porque pasa todo, aun la tristeza más grande, la desesperanza, la euforia, pasan y se transforma, sólo es cuestión de darle tiempo al tiempo y de abrazarte a ti y tratarte con amor, paciencia y gentileza, de convertir las experiencias en aprendizaje y trabajar para ser siempre la mejor versión de ti.

Eres valiosa, eres importante,eres linda, eres suficiente. Así como eres.

Clo

P.D. Ya te llevo algunos años y aunque no siempre son unicornios y arcoiris, también te digo que eso enriquece tu historia y que todo esta y va a estar bien. Digo, la sigues regando a veces, ya menos, pero eeequis, somos chavos.

Ah, no te olvides de usar protector solar y cuidar tus rodillas.

FullSizeRender

*Yo a los 16, en mi graduación de prepa.

 

 

4 thoughts on “Querida yo de hace algunos años

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *