El Blog

Un 2018 sin gente chatarra.

La era del internet en donde se vende la porquería como si fuera un artículo de lujo.

Veo el mundo y ese extraño funcionamiento que tiene en estos días, ¿siempre fue así?

Descubro en internet personajes que parecen salidos de una historia surrealista y aunque soy la primera en aplaudir y necesitar la diversidad que es tan rica, no puedo con la charlatanería que se consume en los medios y lo que más me sorprende es la magnitud con la que esos productos (personajes chatarra) son gustados y consumidos. (Seguidos y gustados en Instagram, compran sus app, usan su ropa, quieren ser ellos).

Generaciones enteras aspirando ser del clan de las K y las hermanas H. Aunque la prioridad cambia de acuerdo a los acontecimientos que nos sucedan, estas familias ocupan los primeros lugares de lo que creo que está mal en nuestra sociedad.

Una humanidad inundada de basura, de ídolos vacíos y plásticos.

Hay para todos los gustos, pero todos esos individuos sin talento, sin ningún atributo digno de ser reproducido me parecen solo eso, vil basura para las masas que todos consumimos y que personalmente estoy intentando de verdad eliminar.

Me cuestiono, porque a veces personajes que creo que tienen calidad resultan no tenerla. (Cada quien tiene una escala de valores diferente, pero piensa que lo que decides, consumes y reproduces tiene un impacto en lo que nos rodea a todos, no solamente a ti).

Lo que no entiendo es, en tiempos de internet en donde tenemos acceso a tanta información ¿Por qué conformarse con tan poquito?, ¿Por qué la gente compra esa basura?, ¿ Por qué los siguen en redes sociales y quieren ser como ellos, vestirse como ellos, tener los labios de ellos, peinarse como ellos, hablar como ellos?

Habiendo tantos ejemplos de gente que aporta positivamente ¿por qué alimentarse de esa porquería?

 

 

Todo lo que aquí expreso es mi opinión que puede estar equivocada a los ojos de muchos, pero la comparto pensando que pueda generar algún tipo de introspección y de revisión en cada uno para entender cuáles son los ídolos que nos acompañan.

Si, si, a todos nos gusta la chatarra de vez en cuando, el problema es cuando pensamos que esa chatarra que nos gusta comer es algo de calidad. Y también que el consumo de chatarra debería ser la excepción y no la regla. Y encima de eso que consumir esa chatarra es socialmente aceptado, está de moda y poca gente se da cuenta de la ínfima calidad y retroceso al intelecto que por lo menos a mí, me parece que ellos representan.

La analogía perfecta para mi es. Imagínate que estás en un restaurante de tres estrellas Michelín y puedes pedir lo que tú quieras, gratis. (El restaurante es el acceso a la información a través de Internet).

En ese restaurante hay platillos de todo el mundo, la mejor calidad en insumos, los mejores chefs, hay hasta la sopita de fideos que te encanta que hace tu abuelita, por variedad no paramos.

Ahí vas a comer diario y de las infinitas opciones que hay, tú eliges todos los días consumir una hamburguesa McDonald´s. Insípida, con ingredientes de tercera, carente de calidad, hecha en serie, corriente, espantosa. Y así como tú, millones piden lo mismo. Para desayunar comer, cenar o como snack.

¿Qué crees que va a tener ese restaurante como oferta principal si eso es lo que pide la mayoría?

¿Que alimentos va a promover ese restaurante?

¿Qué estándares de calidad va a buscar para sus demás platillos?

Pues lo que piden las masas y las masas quieren un Mc Trio.

¿Por?

¿Porque no sabes qué otra cosa pedir? ¡Investiga! Rétate a nuevas cosas.

¿Porque todos los demás piden eso? No seamos borregos.

¿Porque el menú se ve muy complicado y eso es fácil de pedir? Hay que quitarse la flojera.

¿Porque están de moda? Que oso.

¿Porque piensas que es bueno para tu crecimiento personal y para nuestra humanidad y que lo que necesitamos como planeta tierra para progresar es mas de eso? Ok, pues cada quien.

Una vez al año tal vez por antojito, pero ¿diario? ¿En serio? De todo lo que hay en el menú ¿eso es lo que quieres?

Es el consumo masivo inconsciente que hacemos, y recalco, inconsciente porque te pregunto, ¿te das cuenta que de eso también te alimentas?

Que esos son tus modelos a seguir, tus ídolos, tus ejemplos y más importantemente lo que promueves en este mundo. Si lo haces conscientemente teniendo razones, ¿Quién soy yo para juzgarte? Si te gusta, te hace bien, te raya McDonalds pues vas.

Yo sólo te insto a que te des cuenta, a qué tipo de gente sigues, a quién admiras, a qué personajes emulas, de que alimentas tu cabeza y tu corazón y de qué alimentas a nuestra sociedad. Porque te platico que tu y tus decisiones también contribuyen a lo que ayuda o perjudica a nuestra sociedad.

Ya se que a veces estamos tan abrumados que queremos dejar al intelecto que tome una siesta, pero no hay que abusar. Así es este sistema, nos tiene cansadísimos por el trabajo y el estrés y tan atontados con tanta cosa que no pensamos por nosotros mismos ni nos preguntamos cosas.

Ojalá un día entendamos el poder que tenemos como consumidores y nos comprometamos a elegir de manera más consciente. Puedes empezar por dejar de seguirlos en tus redes, en serio, no le aportan nada bueno a tu vida ni a la de nadie en serio, en serio, en serio. (tal vez a la de su propia familia y eso quién sabe).

Y pensarás que tu comportamiento y tu toma de decisiones y a quién sigues en tus redes no hace la diferencia, pero te lo digo, hace toda la diferencia. Lo que pida la mayoría en el restaurante es lo que el restaurante va a ofrecer, somos los comensales los que demandamos la calidad y el tipo de alimentos, y en función de lo que la mayoría prefiera es lo que va a haber en el menú.

¿Qué tal si la mayoría demandamos más calidad?

No te confundas, es basura, son basura, ofrecen contenido basura, que estén de moda no los hace buenos ni mejores. Son gente chatarra.

Comprométete este año, aunque sea empieza por este 2018 a no seguir a charlatanes ni elevar a idiotas, a no comprar lo que venden para las masas, a cuestionarte más y pensar más por ti mismo. A no contribuir a que ésta existencia se llene de más porquería, de más gente chatarra, de ídolos sin talento, de tanta estupidez. No tengas miedo a seguir tendencias, uno a uno vélos eliminando, ten la fuerza para no seguir modas plásticas, vacías y tonta

Y claro que cada quien tiene su sistema de valores y gustos diferentes, pero adicional a ser buenísimos para el marketing, no puedo entender que les ven, ¿qué tienen de bueno? Y así como la familia K, y las H hay infinidad y en todos los países y en todas las presentaciones, influencers, “cantantes”, figuras públicas, etc.

Ojo, ojo, ojo con lo que consumes, compartes y promueves porque es una forma de apoyar su crecimiento, ¿realmente crees que necesitamos más de eso?

Por una vida y una sociedad mas consciente, mas ética, mas nutritiva.

Clo

 

P.D. A mi me gusta leer las portadas de las revistas de celebrities cuando estoy en el supermercado o en el aeropuerto.  Y a veces le doy click a videos que comparten mis contactos en FB de gente chatarra… Estoy trabajando en mejorar eso.

 

 

4 thoughts on “Un 2018 sin gente chatarra.

  1. Excelente artículo Clo, soy tu seguidora en esa percepción. Tiene quizá 15 años que no como una hamburguesa, ni papas, ni chatarra. Me preocupa el medio ambiente y aunque con un grano de ajonjolí contribuyó a mejorarlo. Felicidades sigue escribiendo y yo te seguiré leyendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *